La dolorosa libertad de prensa (.doc .pdf) Autor: Trotti Ricardo


 







Título del libro: La dolorosa libertad de prensa (.doc .pdf)
Autor: Trotti Ricardo

Idioma: Castellano

Acerca de La dolorosa libertad de prensa (.doc .pdf)
Dice el autor:
Todo comenzó en una reunión de periodistas, en Iguazú, a fines de 1989. Estaban representados muchos medios de comunicación de lugares muy diferentes de la Argentina. El tema fue la "ética de los periodistas argentinos". La tarea, introspección. El objetivo, descubrir virtudes y confesar pecados. 



Me di cuenta de que los periodistas pueden informar, u opinar, sobre lo que ven, pero les resulta difícil comunicar, o expresar, lo que sienten y viven. Me pareció interesante la observación y me propuse llenar ese vacío. Así comencé a escribir algunas observaciones, las que dieron origen a este libro.



En los primeros capítulos, trato de analizar la violencia externa contra la profesión, ya sea física o psicológica, y cómo ésta perjudica la libertad de expresión. En los posteriores, observo cómo tal libertad se deteriora con la mala práctica de la profesión. En los últimos, doy mi punto de vista sobre lo que debería hacerse para mejorar dicha práctica tanto en el sentido interno como externo. En todas las pá­ginas, aunque algunas resulten frías y aburridas, creo haber señalado el espíritu y la finalidad de esta profesión: la constante búsqueda de la verdad y el respeto por el público. Nada de lo que digo es nuevo. Pero he descubierto algunos conceptos que a mí me satisfacen y he querido comunicarlos. Para mejorar la profesión, y para mejorar uno en ella, se necesita no claudicar en el perfeccionamiento como persona humana. La técnica periodística, (investigar, escribir y hablar)... es muy importante, pero, si no está regada con valores cristianos, puede resultar muy vacía, convirtiendo a los periodistas en objetos inanima­dos y egoístas, interesados sólo en su subsistencia. El periodismo no es cualquier trabajo; es una misión.

Honestidad e independencia para buscar y decir la verdad; prudencia para ser justos en los juicios; caridad para no condenar sino para orientar y solidaridad para no destruir sino para educar, son algunos de los valores que fui descubriendo y que juzgo necesarios para que guíen los pasos de los periodistas.

Creo que el reto es ese. Cualquiera puede ser periodista. Pero la única forma de ser "buen periodista" es tratando de ser mejor perso­na.

Internalizar estos conceptos fue el mejor aprendizaje que tuve al escribir este libro. Mirar hacia el interior, aunque duela, es necesario. Y valió la pena. Los periodistas deberíamos reunimos más a menudo, para reflexionar sobre nuestra profesión. Es la única forma de mejo­rar. Es nuestro gran desafío.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada